Mis inicios

POR Ricardo Velázquez Jr.
Muchos no lo pueden creer, pero con 13 años de edad, me convertí en ayudante de mi Padre; Ricardo Velázquez Gómez, en ese tiempo redactor de Superhit.

Con Andrés Ayón en Saltillo, un día después de que lanzara Juego Perfecto en Monterrey


Lo apoyaba anotando los juegos, así como entregando cámara cuando tomaba fotos y grabadora, cuando haría una entrevista.
En aquellos días en el Parque Cuauhtémoc de la Calzada Victoria, me enseñó mi padre, convertido en mi maestro, el arte de tomar fotografías y revelarlas, me motivó a hacer entrevistas y redactarlas, así como a perder el miedo al monstruo de mil cabezas; el respetable público.
Le ayudaba en las Plazas de Monterrey y viajabamos a Saltillo, mientras que él cubría solo las demás franquicias de la zona norte, pero lo que más me encantaba eran los dobles juegos dominicales en el Parque Cuauhtémoc.
Entre juego y juego, la Cervecería invitaba a los equipos visitantes a una comida en el Jardín Cerveza, o en los diferentes salones de la empresa, en donde el Lic. Rafael Domínguez García, explicaba con lujo de detalle el proyecto del Salón de la Fama. Curiosamente Sultanes casi siempre ganaba el segundo juego, después del convivio.

Rafael Domíngez explica el proyecto, Rodolfo González Ávila a la derecha, servidor al centro grabando


Nos fuimos a vivir a México en 1968 porque allá había trabajo.
Luego me mandaron de regreso a Monterrey en 1969, para que estudiara la secundaria y mi señor Padre se quedaba en la Ciudad de México, trabajando para la Editora México, principalmente en la revista Superhit, aunque también hacía reportajes especiales de los temas de actualidad de aquellos años.


En 1971 vino a laborar como corresponsal de beisbol, cubriendo la campaña en la zona norte y la final en la que se coronaron increíblemente los Charros de Jalisco del “Pelón Mágico” Cananea Reyes, luego de ir abajo por tres juegos en la Serie Final contra los Saraperos de Saltillo del Sargento Tomás Herrera.
Pero fue hasta 1972 cuando me incorporó mi Padre a trabajar con él, iniciando una valiosa enseñanza que persiste hasta estos días.
Mi primer día estaba pensado a modo de paseo, para ver a los Alijadores de Tampico y su flamante estrella, sin embargo, el destino me tenía preparados otros planes… pero, eso les contaré en mi siguiente entrega; “El día que me presentaron a Héctor Espino”

Ricardo Velázquez

Ricardo Alonso Velázquez Padilla estudió en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la U. A. N. L. la especialidad de Periodismo. Inicia en el beisbol en 1972 en la Revista Superhit. Es Profesor de Educación Primaria, es Licenciado en Ciencias de la Educación y estudió en la Normal Superior del Estado la especialidad de Psicología. Es miembro del Comité Elector del Salón de la Fama del Beisbol

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *